ESPAÑA
La semilla del cooperativismo brota en las nuevas generaciones

Con la mejor sonrisa y algo de inquietud en sus miradas, un centenar de escolares de quinto y sexto de Primaria adquirieron en la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León sus primeras nociones de economía cooperativa.

Llegaron con una base previa gracias a sus profesores, pero desconocían por completo los «farragosos caminos de la Administración» a la hora de constituir una empresa. Por fortuna, el programa ‘Pequeños Emprendedores’ -promovido por la Fundación Caja Rural de Burgos, la Dirección Provincial de Educación, el Ayuntamiento y el Gobierno regional- se encarga de resolver dudas mientras brinda las herramientas necesarias para desarrollar los negocios previamente consensuados por los chavales.

Aunque «no todos» fundarán su propia compañía el día de mañana, lo que se busca con esta iniciativa es «fomentar el espíritu emprendedor» entre las nuevas generaciones «para que todo el mundo conozca lo que es una empresa, cómo se hace, cómo se trabaja, cómo se toman las decisiones, cómo se producen las cosas, cómo se venden y cómo se obtienen los beneficios o las pérdidas».

Las respuestas a tantos ‘cómos’, tal y como apuntaba el delegado territorial de la Junta en Burgos, Baudilio Fernández-Mardomingo, se explican perfectamente a través de las cooperativas. En este sentido, puso en valor la «democracia interna» de un modelo asociativo que propugna la «toma de decisiones en común», la «asunción de responsabilidades todos por igual» o el «compromiso con la tierra», que contribuye a frenar el «desarraigo» y, por ende, a fijar población.

Con una «panoplia de posibilidades más amplia», los jóvenes emprendedores adquieren una experiencia «complementaria» que no suele tener cabida en las aulas. Según detallaba el gerente de la Fundación Caja Rural de Burgos, Germán Martínez, los participantes suelen decantarse por «productos que pueden desarrollar de una forma fácil» a partir de materiales como «goma eva o papel reciclado». Por norma general, orientan su modelo de negocio a la fabricación de artículos «que se venden entre ellos», desde imanes para el frigorífico hasta agendas o fundas para el móvil.

Los proyectos duran lo que dura el curso escolar, aunque siempre hay excepciones. Es el caso de los alumnos del Centro de Educación Especial Puentesaúco, gestionado por Aspanias. Su pequeña cooperativa agrícola pronto llamó la atención de los productores de Alubia Roja de Ibeas. Ytambién del Ayuntamiento de Castrillo del Val, que no dudó en ceder una parcela municipal para impulsar la creación de puestos de trabajo y potenciar «los conocimientos que ya habían adquirido» gracias al programa.

En lo que respecta a la presente edición, los centros participantes (Solar delCid, Miguel Delibes, Vadillos y Apóstol San Pablo) ya han iniciado la cuenta atrás para la Feria de Pequeños Emprendedores que se celebra, desde hace más de una década, en el Parque de los Poetas. Pero aún queda mucho hasta mayo y conviene no correr. Después de constituir la cooperativa, dotarla de personalidad y e inscribirla en el registro con su correspondiente NIF, los escolares deben sortear a partir de ahora los obstáculos de la financiación, el reparto de tareas, la elaboración del producto o el marketing para asegurar las ventas.

Para sobrellevar mejor el proceso, Fernández-Mardomingo animó a los escolares a potenciar su «creatividad» e «imaginación» a la hora de aportar ideas a un proyecto común en el que «todo el mundo tiene la misma responsabilidad». Sobre los resultados a final de curso, «no hay que tener miedo a equivocarse». Lo fundamental, en este caso, es la «confianza en vosotros mismos a la hora de tomar decisiones». Siempre bajo el «principio sagrado» del cooperativismo:«un hombre, un voto».
ejemplos a seguir

Desde su puesta en marcha en 2006, el programa ‘Pequeños Emprendedores’ ha favorecido la participación de 6.217 alumnos y 172 profesores de 53 centros escolares ubicados en Burgos capital y provincia. En todo este tiempo, se han constituido 266 cooperativas en la que los estudiantes desarrollan «una serie de habilidades que les serán de utilidad en un futuro en los diferentes ámbitos de la vida».

Partiendo de esa premisa, el delegado subrayó que los empresarios del mañana tienen muchos ejemplos a seguir. Y más cerca de lo que piensan, ya que viven en una «tierra de grandísimos emprendedores», con nombres y apellidos como los de «Pedro Ballvé, José Ignacio Nicolás Correa, los Antolín...». No es de extrañar que Burgos sea «la provincia más industrial de Castilla y León». Parte del mérito reside, a su juicio, en los «emprendedores de este corte y personalidad» que un día se atrevieron a soñar y alzar el vuelo.



miarroba.com


ver sitio web

>> Escríbanos a:
coomunicandonos@yahoo.com.ar

 

 

Copyright 2009 l www.coomunicandonos.com.ar l
coomunicandonos@yahoo.com.ar l
Directora General: Estela del Valle Ramirez