UN POCO DE HISTORIA
Argentina. Enfoques cooperativos; Hoy: La crisis de SanCor

SanCor, empresa cooperativa, fundada en el año de 1938 fruto de la unión de cooperativas de tamberos de la zona de Santa Fe y Córdoba-Argentina-, centrándose en la localidad de Sunchales, Provincia de Santa Fe, y es, precisamente, donde en el año 1942 la cooperativa abre su primera fábrica.

En 1943 inauguran la fábrica de Brinkmann situado al noreste de la Provincia de Córdoba para fabricar manteca, producto con el que crecería empresarialmente debido a sus altos estándares de calidad internacional.

Evitamos consignar elementos de carácter estadísticos en cuanto a producción, expansión y distribución a nivel nacional e internacional en su desenvolvimiento en razón a que no es de nuestro interés evidenciar esa faceta, (por cierto podrán encontrarlo en internet sobradamente) sino que pretendemos evidenciar otro aspecto de la crisis de esta cooperativa.

Es esta la faceta de nuestro interés: La razón fundamental del éxito de SanCor fue el sistema cooperativo, manifestado por sus impulsores que poseían una fuerte cultura y arraigo cooperativo como productores que desarrollaron una relación solidaria entre ellos y su institución.

La democracia participativa, directa y respetuosa en las decisiones empresariales, la discusión franca sobre los problemas que los afectaban dado que aportan materia prima, un aprendizaje constante y ello implicó, con la empresa que la elaboraba y comercializaba, un proceso de crecimiento constante dado que la estructura cooperativa dio voz y voto, con poder de control a los productores.

Nos preguntamos: ¿En qué momento esa cultura cooperativa, esa estructura empresarial democrática directa y participativa fue cediendo al gerentismo?

Esa enfermedad, ese virus implacable destructivo de lo cooperativo que se manifiesta cuando las decisiones sustanciales se toman bajo parámetros capitalistas, sometidos a lineamientos de mercado, oferta y demanda emanadas desde círculos universitarios liberales que asumen la gerencia.

El mismo mal aquí y allá.

Desde España nos alecciona, ante la crisis de Fagor, componente de Mondragón, grupo cooperativo mayor de Europa, según lo leímos en el http://www.eldiario.es del 31/03/2014 lo que opina José María Pérez de Uralde, presidente del Observatorio Vasco de la Economía Social sobre estas debilidades recurrentes en estas cooperativas en ambos continentes, Europa y América:

“Lo fundamental es que el grupo persevere en sus principios cooperativos en lugar de adoptar estilos de gestión propios de las grandes empresas capitalistas. “Los intentos de hacerlo no han llegado nunca a buen puerto”, aquellas cooperativas que se han mantenido más fieles a sus esencias han soportado mejor la crisis. El impacto de Fagor ha sido “más visual que real”, y Mondragón no debería tener mayores problemas para amortiguarlo, “salvo sorpresas”.

Afirmamos entonces: El cooperativismo es otra cosa, es el cambio, es la superación del capitalismo. El cooperativismo no es espejo del capitalismo, adaptarse es mortal… ¿cuándo se entenderá?

El capitalismo global promueve crisis recurrentes para provocar quebrantos y ruinas de capitalistas ineficientes y así se apoderan de empresas y mercados.

El cooperativismo es un sistema y debe ser entendido y asumido así por sus componentes, dónde quiera que un componente esté debilitado por las consecuencias de políticas públicas erradas debe ser previsto con antelación y su protección debe ser eficiente y colectiva. Los trabajadores y asociados en conjunto deben resolver sabiamente sus legítimos intereses.

miarroba.com


ver sitio web

>> Escríbanos a:
coomunicandonos@yahoo.com.ar

 

 

Copyright 2009 l www.coomunicandonos.com.ar l
coomunicandonos@yahoo.com.ar l
Directora General: Estela del Valle Ramirez