Argentina. Enfoques cooperativos; Hoy: Conducción cooperativa. Estrategia y táctica gremial y política

Esperamos que este artículo pueda cumplir con sus cometidos: Estimular a profundizar la temática e introducir las categorías científicas y académicas que se reconocen a la conducción política y gremial. Desde ya dejamos sentado que, en modo alguno nos atribuimos méritos en los conceptos metodológicos, conceptuales y procedimentales aquí vertidos, reconocemos toda importancia y potencia de los autores consultados y estudiados ya que aportan la formidable teoría.

Nuestra investigación sobre la utilización de los conceptos, categorías u organismos científicos de la conducción en las cooperativas fue desde el inicio fundacional de nuestra entidad TECNICOOP, realmente nos llenamos de interés por abordar sistemáticamente el tema, que consideramos vital.

Dicha preocupación, sobre la temática, se vio consolidada cuando iniciamos el estudio universitario de la carrera de la Licenciatura en Administración dónde lo central es, precisamente, la gestión estratégica institucional, que implica, entre otras cosas, gerenciamiento, estudios y posicionamiento de mercados, relaciones públicas , marketing .

Paralelamente realizamos cursos, y seminarios sobre el mismo, vinculando con la ciencia de la conducción. Acumulamos, en consecuencia, gran cantidad de saberes empresariales y sus dilemas en los escenarios de disputas, los mercados agresivos y cambiantes y el apoyo político de gobiernos neoliberales que reciben las corporaciones capitalistas, de ello surge, inequívocamente, la necesidad de la planeación estratégica cooperativa.

Se hizo entonces necesario emprender un riguroso estudio y uso de las fuentes bibliográficas más relevantes sobre la utilización o adecuación de las categorías estrategia y táctica y operativa en la planeación y ejecución de la dirección organizacional cooperativa como mejor manejo y reducción de efectos negativos de las políticas públicas afines al neoliberalismo global que atacan al desarrollo con equidad.

Observamos también que estas categorías científicas y académicas de la dirección estratégica generalmente no aparecen en los cursos o seminarios de formación dirigencial en todos sus estratos en cooperativas, federaciones, confederaciones y organismos superiores de representación cooperativa.

Pues bien, en este punto del análisis podríamos preguntarnos: ¿cuál es la importancia de asimilar la postura de lo estratégico y táctico como elementos de la dirección? La mera observación y la experiencia nos evidencian y demuestran que, en mayoría las organizaciones, del tipo que fueren, poseen estructuras verticalistas, rígidas y alejadas de la participación en equipos dinámicos y creativos que, en resumen, gestan innumerables inconvenientes y debilidades empresariales, de alianzas, de posicionamiento e incidencia política.

Acción política cooperativa

Recurrentemente nos agrada sobremanera volver a sostenernos en la acción cooperativa y política desplegada por el notable economista colombiano Dr. Carlos Mario Londoño en su libro “El movimiento cooperativo y el Estado”.

Nos alecciona Londoño que “El cooperativismo es un sistema y por tanto está obligado a participar en numerosísimas oportunidades como fuerza política y a hacer política en distintas formas”.

“No esperemos-nos señala Londoño– indefinidamente a que los gobiernos y los partidos nos alarguen la mano. Situémonos cooperativamente dentro de ellos, tomemos las posiciones de avanzada social”.

Estas argumentaciones y apreciaciones son frutos de las lecturas y de las experiencias valiosas que Londoño nos regala. No parece una buena idea rehuir de esas enseñanzas, máxime ante el desastre que produce el capitalismo financiero a la humanidad y a la naturaleza.

¿Qué es lo estratégico? ¿Qué es lo táctico? Categorías u organismos de la conducción moderna y dinámica, son concepciones estratégicas y tácticas del movimiento cooperativo transformador que deben ser canalizadas por medios de cursos y seminarios de la alta formación dirigencial.

Más allá de toda discusión de café, el estadista Juan Domingo Perón es uno de los mejores tratadistas y maestros de la ciencia de la conducción política, y al fin y al cabo todo es política, nos aporta desde su libro “Conducción política” cuanto sigue:

“¿Qué hace la estrategia en la política? Prepara las mejores condiciones generales para obtener el éxito táctico en las acciones parciales. Eso tomaremos en adelante, para entendernos, como definición de lo que es la estrategia política. Estrategia política es la serie de medidas y acciones que la conducción general establece dentro del marco total, para preparar las mejores condiciones de la lucha táctica en los lugares donde ella se realiza”.

“Y la lucha táctica, o sea la táctica política, es la acción puesta en movimiento en los sectores de acción política para vencer en la lucha dirigida contra los adversarios”.

“Es decir, en otras palabras, que quien hace la conducción general, el conductor, tiene por misión actuar en el campo político en forma tal que posibilite las mejores condiciones de lucha, en cada lugar que ella se realice”.

Por todo ello, es que coincidimos plenamente con Enrique Agilda cuando nos dice “Es grande el salto que habría que dar para trasladarnos desde esta sociedad, organizada sobre bases egoístas, a una sociedad asentada en la cooperación”. Pero es nuestro deber intentarlo guiado por las mejores estrategias y tácticas cooperativas.

     

Copyright 2009 l www.coomunicandonos.com.ar l
coomunicandonos@yahoo.com.ar l
Directora General: Estela del Valle Ramirez